Ascenso para Jiménez crea conexiones

Lily Sanchez, Chattanooga, Tenn. — Todos los estudiantes dicen que la Dra. Carmen Jiménez es una profesora dulce y compasiva. Pero eso no es lo que la hace especial para el departamento de Lenguas Modernas y Clásicas aquí en UTC.

La Dra. Jiménez, nativa de Puerto Rico, tiene seis años trabajando en el departamento de Lenguas Modernas y Clásicas como profesora de español.

Tuvo su comienzo enseñando una clase de español en el verano del 2010. Luego, por dos años, enseñó dos clases de español por semestre hasta que en el 2012 obtuvo el título de «lecturer» que actualmente lleva.

Recientemente Jiménez ha obtenido un ascenso en el departamento que la llevará a trabajar en una forma interdepartamental.

“Tendré la oportunidad de colaborar en otras áreas del Departamento y de la Universidad, como en la consejería de estudiantes,” dice Jiménez.

“Mi actividad intelectual cobrará mayor intensidad y podré enseñar clases que estimularán mi curiosidad intelectual y le añadirán variedad a los ofrecimientos del Departamento. Tendré mayor contacto con los estudiantes que ya han decidido estudiar español como primera o segunda especialidad.”

Jiménez dice que siempre ha tenido una afinidad para todos los aspectos de la lengua española.

“Durante un verano aburrido, cuando tenía aproximadamente diez [sic] años, un amigo me regaló un libro sobre ortografía. Lo leí de tapa a tapa y me encantó. Descubrí el gusto y la importancia de escribir bien,” dice Jiménez.

Dice Jiménez que en el transcurso de su educación esa afinidad creció.

“Luego, en la escuela, mis maestras de español me hechizaban. Eran las que se acercaban emocionalmente más a mí y a quienes admiraba por su capacidad expresiva y su conocimiento sobre muchos temas.”

Ella dice que le debe mucho a sus profesoras de escuela primaria por ayudarla a fomentar el amor por el lenguaje.

“Para mí, es un honor y una gran responsabilidad seguir sus pasos.   Hace poco vi a mi maestra de octavo y noveno grados. Me emocioné mucho al decirle que yo también era maestra de español,” dice Jiménez.

Lo que la ayuda día a día a disfrutar de su carrera, dice Jiménez, son los estudiantes.

“Los estudiantes me inspiran a seguir siendo maestra; ellos son la razón de ser de la educación.  Me entusiasma verlos aprender a hablar mi lengua.  Disfruto viéndolos esforzarse y aprendiendo sobre otras culturas y descubriendo que la diferencia no debe ser evaluada como superior o inferior.”

Cuando los estudiantes aman al idioma tanto como ella lo ama, eso es lo que le da la mayoría de la felicidad.

“Me llena de alegría cuando deciden continuar estudiando español porque, además de que podrán comunicarse con un mayor grupo de individuos, podrán abrir la puerta hacia otras dimensiones de aprendizaje en su lengua original.”

Dice Jiménez que también aprecia el trabajo que hacen sus compañeros de trabajo.

“Mis compañeros del Departamento son muy amables. Al igual que yo, todos están muy ocupados, pero sacan tiempo para saludarse y estimularse.  Dan lo mejor de sí y son muy inteligentes.”

Jiménez recibe bastante apoyo en su departamento para seguir haciendo lo que le gusta.

“Mi jefe es fantástico y él y otras personas que trabajan en la administración me apoyan y quieren que progrese. Les estoy muy agradecida por su confianza.”

Los estudiantes expresan que el sentimiento cálido es recíproco. Kelsey Rodríguez, estudiante de cuarto año de español dice que Jiménez dejó una impresión duradera.

“Adoro a la profesora Jiménez! Ella es tan amable y se preocupa por el bienestar de sus estudiantes,” dice Rodríguez.

No Comments Yet

Comments are closed