Editorial

El verano pronto sacará la mayoría de nosotros fuera de la escuela y nos llevará a lugares nuevos, exóticos y lejanos.

Para prepararnos para tales viajes, muchos de nosotros hemos estado golpeando sistemas adicionales de «burpies» y bebiendo dios sabe cuales batidas de proteínas para dar forma a nuestro cuerpo de playa.

Bueno, el Echo totalmente apoya sus esfuerzos para mejorar su física y también, espera … mentalmente. Especialmente cuando se trata de viajar fuera del país.

Nunca se sabe cuándo vas a tener que correr un toro en España o navegar a través de un pequeño pueblo francés donde quizás nadie habla inglés.

Como lo inesperado puede suceder cuando viajan al extranjero, se recomienda que se prepare lo mejor que puedas. Tal vez incluso prepareate tú mismo a través de un pequeño “Ya yo no estoy en Chattanooga” curso de entrenamiento.

Los “cursos de entrenamiento” tienden a variar, pero todos incluyen una lista que contiene los números de contacto de emergencia de los países que planeamos viajar, los nombres de los hoteles en los que planean quedarse en y la información general acerca de los sitios que planean visitar. Una lista como ésta puede ser muy útil si te encuentras en una situación de desplazamiento complicado.

Además, creemos que el aprendizaje de algunas palabras clave o frases de la lengua del país puede hacer su viaje más seguro y genuino.

Por ejemplo, tome su tiempo para aprender las partes más básicas de la lengua como saludos, direcciones, “perdón,” “Lo siento, no hablo mandarín” y “ayuda!”

Algunos extranjeros pueden sentirse amenazados, si se llega a ellos con toda su fuerza, arrastrando el inglés como si fuse el único idioma.

Sugerimos comenzar en el idioma del país en que está y luego la transición a su lengua materna. La persona con quien estás hablando reconocerá su esfuerzo y será mucho más probable que le ayudará en lo que necesites.

Sólo para recapitular: hagas una lista informativa con algunas copias para dar a tus padres o con quien sea que estés viajando, aprender un poco de francés, alemán, Afrikaans, swahili, mandarín, ruso o latín, dependiendo del país que visitarás, ¡y goza tu viaje!