Melissa León, Chattanooga, Tenn. – Mi viaje a España fue mi primera experiencia viajando sola, y por lo tanto fue estresante.

A pesar de estas circunstancias, es la mejor experiencia que he tenido en mi vida hasta ahora. Es curioso pensar de nuevo a cuando yo estaba en el aeropuerto esperando para embarcar en el avión cuando yo no conocía a nadie y compararme a ahora con respecto a las relaciones que he desarrollado.

La sensación de ansiedad fue apabullante cuando estaba esperando para embarcar en el avión. Yo estaba allí esperando por lo que se sintió como una hora insoportable cuando finalmente reconocí a uno de mis compañeros de clase que vienen

hacia el puerto. No mucho después empezamos a hablar uno al otro, y luego los otros lobos solitarios se unificaron a nuestras conversaciones también. Todos nos unimos en nuestro viaje que estábamos a punto de emprender.

Luego, el vuelo de Atlanta a Madrid fueron ocho horas y media, así que usted puede imaginar lo cansado que todos estábamos cuando llegamos a Alcalá de Henares después del viaje en autobús desde el aeropuerto hasta la ciudad.

Cuando llegamos a la plaza nos presentaron a nuestras familias de acogida. Durante mi estancia estuve con una mujer llamada Marisa Luisa, quien es ahora como una segunda madre para mí.

Muchos otros estudiantes que estudiaron en el extranjero fueron tan afortunados y se quedaron con otros anfitriones con quienes se llevaron bien.

Sin embargo, si usted esta considerando a estudiar en el

extranjero y está preocupado de que no se va a encontrar bien con su anfitrión a lo largo del viaje por cualquier razón, no hay razón para preocuparse porque usted tiene la opción de vivir con otro huésped.

Entonces, fuera de Alcalá de Henares viajé a Lisboa, Portugal y París, Francia con nuevos amigos. Pero, otra gran beneficio de estudiar en el Instituto Franklin fueron las otras expediciones que tomamos como clase. Sin embargo, si usted no está en la clase en donde el dicho viaje incluye, usted todavía tiene la oportunidad de inscribirse para asistir a ellos también – y lo mejor es que son gratis!

Unos ejemplos de algunos de los lugares que visitamos en España son Toledo, Segovia, y Madrid. Durante los fines de semana si usted tiene los gastos aprovechen de los viernes libres para viajar en otras partes de España como Granada o Málaga (que tiene una increíble diversidad de la cultura islámica).

En final, hay mucho que se puede decir sobre mi experiencia de estudiar en el extranjero, pero la verdad es que es una experiencia que uno tiene que tener con el fin de entender.

En otras palabras, si usted tiene la oportunidad de estudiar en el extranjero, ya sea por dos semanas a un semestre tomarlo. Ir al extranjero a España para estudiar español en el Instituto Franklin en Alcalá de Henares no era sólo es beneficioso debido a la inmersión en el lenguaje y el discurso cultural, sino que también fue una experiencia de apertura de los ojos.

Es decir estudiar en el extranjero no sólo me abrió los ojos a otras culturas a que no estaba familiarizados con, sino también a mi propia patria.

Por ejemplo, podemos estar tan acostumbrados a nuestra forma de vida que cuando se enfrentan con otras costumbres nos tomen por sorpresa. Sin embargo, después de acostumbrarse a los niveles de vida en España me sorprendió cuando regresé a los Estados Unidos. Esto no quiere decir que estaba en disconforme, pero que ya tenia una perspectiva diferente — algo demasiado importante para entender nuestros vecinos sea en los Estados Unidos, España, Romania, o Morocco.

Si usted está considerando estudiar en el extranjero y tiene preguntas acerca de la experiencia no dude en acercarse y ponerse en contacto conmigo en Facebook o por correo electrónico ( vhs672@mocs.utc.edu )